ALCALÁ DE LA SELVA
Circular de medio día - 10km - Dificultad media

27 de Enero 2013


 

CRÓNICA



¡Que no, que me queda claro, Gladis, que no es lo mismo!, parece como si allá, en tu patria de acogida todo fuera más alto, más rápido, más fuerte; cual si de una nación olímpica se tratara. Si hablando de trincheras, en mi anterior misiva, me insistes con Maginot; ahora te falta lengua para espetarme ¡Chamonix!, ¿acaso crees que estaba comparando? ¿Cómo Alcalá de la Selva con sus 1.400 metros va a competir con los más de 4.000 del Mont Blanc y compañía?... ¡Chica qué subidita te veo, qué humos los tuyos!... —Gladis, Gladis, Gladis, que te vas con tu visa a los cerros de Úbeda... ¡Bueno, de Chamonix he querido decir!, jejejeje—.

Pues mira, te cuento: Ni salto de esquí, ni gran slalom, ni súper gigante. Aquí, en Alcalá de la Selva lo que primó fue, en una primera fase, el «Culing» por los suelos. Esta clásica modalidad invernal suele estar precedida, por el patinaje sobre piedra helada. Su punto álgido en cuanto a realización, se alcanza cuando a un patinazo previo le sigue una caída, y esta toma inercia y se lleva por delante a cuanto ser humano encuentra a su paso, todo ello sin mayores consecuencias. En fases subsiguientes, y una vez restauradas verticalidades y composturas, se puede pasar del «Culing» al patinaje artístico sobre rodaduras heladas de todoterreno. En este deporte «nival» los desequilibrios pueden subsanarse con un grácil golpe de hombros, un buen juego de caderas o una enérgica «revolera» de manos en el aire. Salvados con gracia estos escollos, puedes ganar posiciones y llegar en cabeza al área destinada al avituallamiento. Refrigerio, que puede culminar, tal fue el caso, en batalla campal, monumental e incruenta, con diferente munición helada de diversas texturas y compresiones…

Gladis, acuérdate de lo que cantábamos de niñas «andaluzando» la voz en aquellos campamentos, en aquellas montañas: «¡Qué bien noh lo passamoh essando miga a loh poolloooh, qué bien noh lo passamoh essando miga a los poolloooh, cuanta máh miga lessamoh máh mehó noh lo passamoh!». Pues cambia la miga por la nieve y los pollos por senderistas, añade un estupendo día sin frío ni viento, una buena organización, un poco de suerte, alíñalo con un kilometraje escaso, un magnífico ambiente…, y tal fue nuestra aventura en Alcalá, que no en Chamonix. ¬—Por cierto Gladis, Chamonix es 200 metros más bajita que Alcalá, Jejejeje—. Eurídice dixi.

Descargar Track de la Excursión