SUERAS
Circular de medio día - 15km - Dificultad alta

24 de Febrero 2013


 

CRÓNICA



Sí Gladis* sí, podré aguantar sin verte bastante tiempo, aunque me costará más aguantar sin darte un abrazo. Tocar ¡qué verbo más etéreo a veces! Quede la palabra entre tú y yo. ¡Pero ojo con la palabra! dice «el Plantao» —¡Sí, tu profesor preferido de cuando jovencita! Ahora se dedica a dar charlas por ahí, y créeme si te digo, que su pelo encanecido y su culta verborrea, dejan en nada su desviada columna y le dan un aire seductor que ni te imaginas—. Pues a él fue a quien escuché que cuidar lo que se dice es de mucha importancia, que lo dicho hay que concordarlo con lo pensado y lo sentido, que hay un tremendo poder convocador en lo que hablamos… Gladis, tendremos que afinar nuestros decires, pues las palabras crean, y no quisiera con ellas vararte tan sólo en el recuerdo.

Sería nefasto que tú fueras simplemente un recuerdo para mí, no sé si eres consciente de que mi memoria cada día se parece más a la de ese pececillo que apenas retiene unos segundos en su mente cuanto le sucede… ¿Acaso será eso una bendición?… Fíjate que apenas han pasado cuatro días de nuestra salida —la del CEB quiero decir— hasta Sueras, y apenas retengo nada de lo mucho y jugoso que allí se dijo. Hablar y caminar a un mismo tiempo es algo tan sencillo y básico que hasta ellos son capaces de hacerlo, y es por eso, por lo mucho que se dijo, que debiera serme fácil retener alguna que otra aportación verbal. Recuerdo que se parloteó —a modo de pinceladas sueltas te lo cuento— de la posible debacle vaticana, de la poca afluencia de manifestantes a no sé qué manifestación contra la dictadura financiera imperante, de casorios y preñeces, proyectos de viajes para el verano, pastillas analgésicas y lesiones, arranque de tractores congelados, ¡y de mujeres haciendo «la tijera»!, —¡Buf!—… No me pidas que concrete ni que abunde en esos comentarios… Imposible… ¡Ves como no puedo permitirme que seas tan sólo un recuerdo para mí!

En cambio sí puedo abundar más sobre lo andado, te cuento: de Sueras salimos hacia el castillo de Mauz, gratamente despejado de su mucha maleza habitual. Todo el desaparecido zarzal, ha dejado al descubierto el esqueleto de lo que otrora fuera bastión inexpugnable. Desde el castillo, y camino del «Mas de la Campana», la cual tañimos a placer, pasamos por la fuente de Castro siempre con agua en sus muchos caños, y subimos, pasando por la mentada masía, hasta el alto de los Órganos de Benitandús. —Qué espectaculares vistas, ya te adjunto algunas fotos para que lo veas por ti misma—. Después de sentirnos águilas por un momento desde aquellas atalayas, esta vez de corte natural, descendimos hacia Sueras a la búsqueda de un bar que se atreviera con la acogida de una veintena de hambrientos senderista. No fue fácil, pero a la tercera, el refrán se hizo bueno, y fue la vencida… ¿Cuánto tiempo hace que no te zampas un bocadillo de chorizos con ajoaceite?, ¿tenéis de esos por allí?…

Gladis, volviendo al principio, «El hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras» —esta se la colaré algún día al «Plantao» a ver qué me dice, y ya de paso le daré recuerdos tuyos—… Gla, Eurídice rompe su silencio para esclavizarse a tu cariño. Cuídate.

*Gladis y Eurídice, son personajes ficticios que aparecen por vez primera en mochilaybaston con la entrada del 18 de noviembre de 2012. La relación ficticia que ambos personajes mantienen, tan sólo pretende servir para dinamizar y enriquecer cuanto se escriba a modo de crónica en relación a las actividades del CEB.

Descargar Track de la Excursión