LUCENA DEL CID
Circular de todo el día - 18km - Dificultad alta

24 de Marzo 2013


 

CRÓNICA



Deshojada la margarita el pétalo que aguardó en última posición dijo sí. De tal manera que equipados con tantas dudas como chubasqueros, decidimos aventurarnos doblemente en las postrimerías del nacimiento del río Lucena. La primera doblez no fue otra que alargar la marcha prevista en algunos kilómetros, dada la imposibilidad del acceso deseado para nuestros vehículos; pues donde hubo pista forestal, ahora, sólo rocas sólo arroyos. La segunda y acongojante duda surgió al tener que meternos durante 3 ó 4 horas en el interior de un, a veces angosto, barranco, planeando sobre nuestras cabezas la posibilidad, cada vez mayor, de un chaparrón que pudiera devenir en torrentera con nosotros como aliño novedoso.

Y hubo chaparrón, pero de soslayo; y fueron más los kilómetros, pero baladí. Con todo, todo resultó a pedir de boca habida cuenta de lo inusual de la convocatoria, pues el sorteo de paredes, trepándolas, y el encaramado constante a rocas de tamaños considerables, no es lo más acostumbrado para nuestros esforzados senderistas, que luego lamentan moratones y doloridas piernas cuando, al amanecer del día siguiente, la rutina de los lunes les pone en marcha estando aún sus huesos remisos a colaborar.

El que la amenaza constante de lluvia y el temor en exceso a la misma hiciera de esta marcha una caminata de cerca de siete horas continuadas de andanza, no resultó óbice para que al fin, ¡por fin!, tuviera lugar la ingesta de alimento a desacostumbradas horas. Cuando otros sesteaban nosotros merendábamos habiendo quedado ya muy atrás en el tiempo el dulce almuerzo de quienes aventureros, algunos también lo son en la cocina, hacen de la repostería: mariposas, palmeritas y florecillas de vivos colores… un arte que absorbe la mirada y agrada al paladar. Perdida la comida ¡bien hallada la merienda!… Y los que participaron, organizaron y apreciaron el lugar.

Descargar Track de la Excursión