SANT JOAN DE MORÓ, TOSSAL BLANC
Circular de medio día - 8km - Dificultad media

17 de Noviembre 2013


 

CRÓNICA



Con el predominio del negro sobre el blanco en aquellas nubes, no parecía aconsejable intentar lo intentado; a la postre, lo conseguido. Más de dos, de tres, hasta siete inscritos se hicieron a un lado; de sus camas, y siguieron conciliando gratos sueños «compadecidos» de sus incautos compañeros expuestos a aguaceros inminentes.

Con tal inminencia pisando los talones, los que no dormían, los que no temían, pusieron rumbo al lugar acordado para este nuevo y suave encuentro con la montaña. Unos pocos kilómetros en coche, apearse en el camino y observar que todo estaba en su sitio, según lo previsto y lo previsible: la húmeda montaña de colores resaltados, nubes y nubarrones, el chubasquero al alcance de la mano y todo un mantillo blanco de nieve como guinda paisajística, lejos, allá en el fondo.

Sucesión de eventos: subir inmediatamente, es lo mejor para quitarte el frío; fijarse en el entorno y descubrir una escalonada mina que da de comer o que es comida, tanto monta, por las azulejeras próximas; fijarse también en una vetusta masía a punto de ceder al paso de los años y las costumbres; hacer cima a seiscientos metros y ver tu entorno a todo color, y jugar a acertar picos, localidades y mares —aquí no falla nadie—.

Sucesión de viandas: socorrida lata de atún en flamante bocadillo, barrita energética, vino de la casa, vino de otra casa, palmeritas, frutos secos y otros que no lo están y a los que no me atrevo a llamar húmedos, aunque húmedos pensamientos desataran; «¿me pelas el plátano?», dejaré la respuesta en el aire de aquella sierra de Portell, junto con el peculiar «coto privado de caza». De haber venido hubierais sabido quién, cómo y en qué circunstancias toda aquella humedad mental.

Sucesión de acertijos: el de las tres bombillas con sus correspondientes interruptores, el de los siete que se dan la mano, el oficio y la acción en que un agujero es tapado con otros cuatro, nombre de varón que no tiene ninguna de las letras de «Carlos»… Se habló poco, se pensó mucho, se acertó bastante y, como siempre, se pasó estupendamente bien.

Descargar Track de la Excursión