ARGELITA, CASTILLO DEL BUEY NEGRO
Circular de medio día - 10km - Dificultad media

9 de Febrero 2014


 

CRÓNICA



Rebosamos vida, eso es indudable, más o menos sana, agraciada, diestra o desatinada, pero vivos, que es lo que cuenta. ¿O acaso hubiera dejado pasar aquella bandada de buitres tal oportunidad? ¡Carne fresca! se hubieran dicho; pero no. No les gusta a estos carroñeros del aire que su comida se mueva subiendo y bajando de bancal en bancal, prefieren lo yaciente, lo inerte, fuera de toda inquietud. Se limitaron a sobrevolarnos, ganar altura y, poco a poco, desaparecer. Fue el primero de los espectáculos del día, siempre y cuando obviemos el entorno escarpado y vertical donde anidan y otean esos bichos; porque esa sí fue la primera percepción, la primera maravilla, el entorno. Bajar de los coches y darse cuenta que allí había mucha roca, mucha pared. Además nosotros, en aquella ocasión, estábamos condenados a ganarlas asomándonos a despeñaderos y abismos… ¿O quizá el primero de los espectáculos fue contemplar la propia serranía bajo las nubes?… ¿O tal vez contar con veintiséis asistentes y otras tantas conversaciones más o menos amenas?…

Pasaremos pues, dejando dudas ordinales atrás, a otra de las maravillas que allí vimos, ¿qué tal ver el río Villahermosa encastrado allá abajo, desde el castillo, allá arriba? No era conveniente dar un paso en falso más allá del límite de aquellas murallas que encierran los restos del «Castillo del Buey Negro», ni siquiera en persecución de una naranja que escapada de su dueña decidía aunarse con el Villahermosa tras un vuelo poco afortunado. Otro tanto hubiera ocurrido, abandonado el castillo, si nos hubiésemos asomado en demasía por la «ventana de Ludiente» o «del abismo del Buey Negro» tal como, según la leyenda, prefirieron hacer unos asediados moros ante el acoso de huestes cristianas.

De aquel castillo sin príncipe ni princesa, con peñas y buitreras, hubo que bajarse a otras torres más vivas, más ciertas y que no todos vieron allá en Argelita, donde aguardaban coches, fotos y un hasta luego.

Descargar Track de la Excursión