SEMANA DEL DEPORTE DE BURRIANA
Circular de medio día - 9km - Dificultad baja

27 de Septiembre 2015


 

CRÓNICA



En la 3ª Semana del Deporte de Burriana, el Centre Excursionista de Burriana (CEB) colaboró con el SME organizando una ruta semi-urbana por nuestro término municipal. El punto de partida fue la piscina municipal. Allí, puntuales a la cita, acudieron muchos miembros del CEB así como gente de todas las edades que se animó a participar. A las 10:15, foto de grupo, avituallamiento y a ponerse en marcha, no había tiempo que perder o nos alcanzaría una invitada no deseada.

El primer sobresalto llegó a la altura del antiguo matadero, en el camino Eccehomo.

– ¿Eso ha sido un trueno?
– Creo que sí.
– Pero no parece que esté cerca, ¿verdad?
Miradas de soslayo a nuestra izquierda y silencio. Sí, se estaba acercando. Y rápido.

Dejamos el camino Eccehomo para tomar la senda Traver y por ella llegamos a la zona marítima. A través del camino Hondo, fuimos a dar a la Avenida Mediterrània y de ahí al paseo de la playa.

Una vez en la explanada de la playa nos quedó claro que nuestra invitada sorpresa no tardaría en alcanzarnos. Había que ir pensando en recortar camino, por lo que decidimos omitir el paseo por la arena y volver a la avenida. Ya no era una “caminata”, era una contrarreloj. Alarmados por el negro panorama que teníamos enfrente, en este punto abandonaron algunos participantes.
En la Torre del Mar, un breve avituallamiento por parte del SME y a seguir con la ruta, no podíamos hacer la parada muy larga o nos alcanzaría Ella. Tomamos el sendero azul del Clot de la Mare de Dèu y justo en ese momento, precedida por un espectáculo de luces y sonido, hizo su aparición “La Primera Tormenta Otoñal”.
– ¿Pero qué somos? ¡Senderistas! ¡Así que a echar mano de paraguas, chubasqueros y a seguir el camino, que ya queda poco!
Gracias a lo frondoso del paraje no nos mojamos demasiado, lo justo para refrescarnos un poquito y poner ese toque de emoción que tanto nos gusta. A la salida del Clot, por si la tormenta iba a más, se retiraron algunos participantes más, que aguantaron el ritmo intenso sin quejarse, como buenos deportistas.

Aprovechando la tregua del agua, volvimos a la piscina atajando por la Calle Madrid, Avenida Londres y Avenida Cardenal Tarancón. Buscando así la protección de los edificios. A las 12:15 llegamos al punto de partida con menos participantes que al salir dos horas antes. Allí le dedicamos un caluroso aplauso a una niña que se llama Ana, que aguantó la ruta y el chaparrón como si de una senderista profesional se tratara. ¿Estaremos ante un futuro fichaje? Desde luego, aptitudes no le faltaron.

Pero las sorpresas no habían terminado, unos cuantos afortunados vieron su nombre escrito en un papel como ganadores de diversos premios que se sortearon en nuestra ausencia. Los que no tuvimos tanta suerte nos conformamos con la ya obligada cerveza de final de ruta, pensando ya en la siguiente, y tú ¿te la vas a perder?

Descargar Track de la Excursión