CARTUJA DE PORTA COELI, SIERRA CALDERONA
Circular de todo el día - 17km - Dificultad media

24 de Abril 2016


 

CRÓNICA



A las puertas del cielo nos quedamos en esta última aventura por la sierra Calderona, más allá del emplazamiento militar de Bétera, más acá de la capital del Turia y su campo, divisando, a lo muy lejos, el Montgó alicantino, a lo no tanto, la Albufera de Valencia, a lo lejos la ciudad «che» con sus edificios emblemáticos, y al alcance de una figurada mano, la Cartuja de Porta Coeli... Y si ello fuera poco ¡tomen nota por favor! también el refugio abandonado del «Reixet», la casa solariega —Masía de la Pobleta— donde pasó algún tiempo el jefe del gobierno republicano Manuel Azaña —allí confundimos un depósito de agua, con un palomar de «palomas VIP»— y un mirador de cuyo nombre no quiero acordarme, sí de su planta: tripartita, con tres amplias terrazas escalonadas, con dos pequeños refugios salvíficos en caso de ventisca, frío o lluvia; espectacular visión del llano circundante a la capital valenciana y, cómo no, rampa considerable para subirla al ritmo vivo que algunos nos marcamos... ¡Ya recuerdo su nombre! Mireia (mirador de).

Subir «a por Mireia» —había allí una muchacha, no tuve el valor de preguntarle cómo se llamaba— valió el sofoco que cogimos, también la vista hacia abajo que se perdía sin solución de continuidad... Hubo que deshacer camino hasta dar con el primigenio que nos llevaría, pasando por la fuente emblemática del «Marche», donde paramos a comer, hasta la guinda silenciosa del pastel: Porta Coeli (Cartuja de). Monjes, ni uno (recluidos); silencio, todo (ni para la foto de grupo hablamos), monumentalidad, suficiente (no nos atrevimos a ir más allá del gran arco sustentador del pasaje hacia las tripas cartujas), naranjos, muchos (perfectamente cuidados), cervezas, ¡cómo no!... (lejos del monacal silencio) dispuestas entre cubitos de hielo esperándonos en neveras junto con algún picoteo para acompañar... ¡Y esto es todo amigos!

Descargar Track de la Excursión